“Demencias”

“Demencias”
Grecia de Jesús, Psicóloga
Linkelin
Normalmente se piensa que casi todos los ancianos tienen algún tipo de demencia, y no solo eso sino que se piensa directamente que tienen “Alzheimer”.
Pues bien, es cierto que al hacernos mayores las probabilidades de tener demencia aumentan, pero no todos los ancianos tienen demencia, y si la tienen no se trata siempre de Alzheimer. Resulta que hay varios tipos de demencia, y entre ellos está el Alzheimer, pero no de forma única, por ello es importante conocer de qué se trata y en qué se diferencian cada uno de ellos.
Así mismo cabe recalcar que actualmente la población está cada vez más envejecida, y es necesario llegar a estas edades sano porque todavía queda mucho por vivir. Es cierto que algunas enfermedades son genéticas y no hay nada que hacer, pero siempre es recomendable llevar una vida sana tanto físicamente como cognitivamente, y no abandonarnos para evitar este tipo de enfermedades.
 “Demencias”
Las demencias implican un desorden cerebral que provoca la pérdida progresiva de las facultades mentales,  incapacitando al afectado a realizar las actividades básicas de la vida diaria. Hablaríamos de dos grandes grupos de demencias:
  1. Demencias corticales, degenerativas o primarias:
– Alzheimer: Es la primera causa de demencia. Enfermedad neurodegenerativa que provoca alteraciones cognitivas y trastornos conductuales. Comienza con alteraciones en la memoria reciente, luego en la capacidad de aprendizaje y por último la memoria remota.
– Demencia frontotemporal. Enfermedad de Pick: Alteración degenerativa, que se caracteriza por la presencia de sustancias anómalas, que se conocen como cuerpos y células de Pick, en el interior de algunas neuronas que se localizan en los lóbulos frontal y temporal. Síntomas: dificultad en las relaciones sociales, comportamiento compulsivo e inadecuado, alteraciones emocionales, pérdida de capacidades ejecutivas, alteración del lenguaje (síntomas más notable desde el inicio de la enfermedad), alexia y agrafia, rigidez muscular, apatía y alteraciones en la memoria.
– Demencia de Cuerpos de Lewy: Es la tercera causa de demencia. Enfermedad neurodegenerativa, cuyo diagnóstico solo puede realizarse de certeza post mortem, donde se puede ver que los cuerpos de Lewy se hallan en la corteza frontal, parietal, temporal y en la sustancia negra. Los cuerpos de Lewy degeneran el citoplasma de las neuronas por la acumulación anormal de proteínas. Los síntomas son similares a los de la demencia tipo Alzheimer y del Parkinson, además de síntomas psiquiátricos.
  1. Demencias subcorticales o secundarias:
– Demencia vascular: Es la segunda causa de demencia. Demencia causada por enfermedades que provocan daños en los vasos sanguíneos del cerebro, como por ejemplo la arteriosclerosis.
– Demencia provocada por otras enfermedades como: SIDA, depresión, estados de confusión, hipotiroidismo, tumores, deficiencia de vitaminas B6 o B12, trauma craneoencefálico, Parkinson, Huntington, Síndrome de Down y enfermedad de Creutzfeldt – Jakob.
Síntomas psiquiátricos:
– En la enfermedad de Alzheimer: Apatía (60,7%), ansiedad (55,5%), depresión (51,1%), irritabilidad (50,3%), trastornos del sueño (43,4%) y agitación sobre todo en los hombres (37,8%). Si se dan trastornos psicóticos suelen ser: delirios, alucinaciones y falso reconocimiento ilusorio.
– Demencia con cuerpos de Lewy: Apatía, ansiedad, irritabilidad, agitación, depresión y sobre todo alucinaciones visuales y delirios (falso reconocimiento ilusorio, paranoia, celotípico, abandono o huésped fantasma).. Las alucinaciones son más frecuente por la tarde – noche.
– Demencia frontotemporal: Trastornos de la conducta (impulsividad, comportamiento antisocial, desinhibición, apatía, egoísmo o ausencia de empatía) o trastornos del lenguaje. Se puede asociar al Parkinsonismo.
– Demencia vascular: Depresión es el síntoma más frecuente. También delirios, alucinaciones, apatía, irritabilidad y ansiedad.
Evaluación:
– Valoración funcional:
– Actividades básicas de la vida diaria (bañarse, vestirse, moverse, comer): Índice de Barthel, Katz y CRF.
– Actividades instrumentales de la vida diaria: Escala de Lawton y Brody.
– Actividades avanzadas de la vida diaria: Deseos, inquietudes y aficiones.
– Valoración mental:
– Cognitiva y conductual: NeuropsychiatricInventory, NPI.
– Afectividad: CornellScale.
– Sueño.
– Valoración social: Información sobre la unidad de convivencia, cuidador principal, relaciones de apoyo, características de la vivienda y nivel de ingresos. Escala sociofamiliar de Gijón.
Tratamiento farmacológico:
– Inhibidores de la colinesterasa: apatía y depresión.
– Memantina: agitación e irritabilidad.
– Antipsicóticos: psicosis, agitación, agresividad y depresión psicótica.
– Antidepresivos: agitación, depresión, depresión psicótica, ansiedad e insomnio.
– Neuromoduladores: agitación.
Tratamiento psicológico:
Para ralentizar el deterioro de la enfermedad, incrementar la autonomía del paciente y mejorar la calidad de vida del paciente y de su familia podemos utilizar técnicas como las siguientes:
  • Estimulación cognitiva. Estimular funciones y procesos cognitivos preservados.
  • Estrategias terapéuticas: aprendizaje sin errores, visualización, estrategias semánticas, recuperación espaciada y desvanecimiento de claves.
  • Terapia de reminiscencia: Historia personal del paciente reforzando su identidad y estimulando su memoria.
  • Practicar con ayuda Actividades básicas de la vida diaria.
  • Programa de ejercicio físico.
  • Musicoterapia y arteterapia.
  • Estimulación multisensorial.
En conclusión, aparte de conocer cómo funcionan las demencias lo fundamental es no abandonar nunca a estas personas, porque aunque no nos reconozcan o no sepan nuestro nombre, siguen teniendo vida y sí que encuentran estimulación a la hora de mostrarles cariño o hacerles reír, por tanto, sabemos que podemos mejorar su calidad de vida con un simple gesto sin que sea necesario que recuerden más.
octubre 2017
L M X J V S D
     
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031